Aprender a reconocerlo 

El síndrome de la fatiga crónica  ( SFC) es una enfermedad compleja y debilitante  , caracterizada por  un agotamiento persistente y profundo  tanto físico como mental que no remite de forma significativa tras el reposo. Ignorada durante mucho tiempo , se empezó a estudiar a comienzos de los años ochenta en California ( USA) , en un primer momento se la conoció como «gripe del yuppie», ya que afectaba a un gran numero de  ejecutivos . En el 1989 la OMS le adjudica el nombre actual y se le incluyó entre las enfermedades del sistema nervioso central .

El diagnostico se basa en la aparición de la fatiga , el sueño no reparador , con otros síntomas que acompañan no menos de seis meses, estos son ;

  • Dificultad de memoria y concentración , olvidos y confusiones

  • Dolor de músculos o articulaciones

  • Malestar después de una actividad física

  • Problemas del sueño , insomnio , despertares frecuentes y descanso superficial

  • Cefaleas

  • Dolor de garganta

  • Intolerancia a los olores

  • Sensibilidad en los ganglios linfáticos ; cuello , axilas

Se estima que afecta a una de cada cien mil personas , sobre todo en mujeres y su principal característica es un cansancio inexplicable del que no se consigue recuperar descansando o durmiendo . La enfermedad prolongada causa otros síntomas como son la intolerancia al ejercicio físico , al deterioro de la concentración y la memoria.

El Instituto de Medicina de la Academia de las Ciencias (NAS) de USA , hizo una revisión el año pasado de todo lo que se había descubierto hasta la fecha sobre la enfermedad , el resultado del informe  señala que es una dolencia que tiene una gran repercusión para el paciente y la familia , también se aclaró el gran descuido de la medicina y su escaso estudio . Este informe tuvo una gran repercusión en la comunidad científica y desde entonces hay unos cambios significativos ya se han producido trabajos y estudios que arrojan luz y nos aclaran sus causas y posibles tratamientos . Se han detectado en pacientes con el síndrome ; cambios en el funcionamiento de los glóbulos blancos de la sangre , alteraciones metabólicas y variaciones en la actividad cerebral , también el descubrimiento de los millones de bacterias que habitan en el intestino se encuentran alteradas  , se cree que en  la microbiota intestinal podría residir la clave de este síntoma , se ha observado que en estos pacientes tienen más variedades proinflamatorias que el resto de la población . Los científicos están bastante seguros que la principal causa podría residir en la barrera de defensas del organismo, la investigación esta dando muchos resultados alentadores y nos confirma que existen alteraciones inmunologicas en los pacientes que la padecen.

A la espera de un medicamento eficaz los pacientes se limitan a seguir unas pautas de ejercicio físico programado y un tratamiento sintomático como analgésicos para el dolor . El día a día de estas personas se hace muy difícil ya que pasan de tener una vida normal a no poder moverse prácticamente  , reduciendo sustancialmente su actividad ,tenemos que pensar que la SFC es una enfermedad que peor calidad de vida lleva aparejada , llegando a ser crónica , pidiendo una baja laboral cada dos por tres se les hace complicado en el trabajo, en el sector médico surgen muchas dudas de su interpretación debido a que no hay a penas profesionales especializados en detectarla, ya que al desconocer su causa no se dispone de pruebas especificas de diagnostico.

 El gran problema de la SFC es que no se conocen aún a ciencia cierta sus causas , y tanto la sociedad como alguna parte de la comunidad medica no la consideran como tal enfermedad , tendría que haber más profesionales formados en su diagnosis , tenemos que saber que el tiempo aproximado entre los primeros síntomas hasta que se diagnostica pueden pasar hasta diez años .

Para hacer frente a esta enfermedad tendría que alcanzarse un equilibrio entre la actividad y el reposo , en hacer cambios de  hábitos de vida esenciales ; dejar de fumar ,  realizar actividades físicas en la naturaleza, no beber alcohol  ni  café .

Sobre todo tendría que haber un reconocimiento hacia las personas que la padecen y que quizás por la desinformación de la sociedad  que no  entiende su padecimiento , dado que estas personas no parecen a simple vista enfermas, las demás personas no son conscientes de las limitaciones de dicho síndrome ,  actos absolutamente sencillos para todos  en la vida cotidiana,  para las personas con este síndrome es durísimo  afrontarlos .

Marta Aliu