Expectativas surrealistas sobre tu alumno

Son muchos los alumnos/as con los que tuve que mediar, crear posibles sueños deportivos sin dejar de tener los pies en la tierra, asumiendo la realidad con la que nos podíamos encontrar.

Como preparador nos podemos encontrar con varias situaciones,

  • El chico/a que destaca en su deporte y los padres dan por supuesto que triunfará.
    El competidor/a a nivel regional que está convencido que a nacido para ser un campeón, debido a sus grandes logros y victorias en competiciones de su entorno, donde destaca muy positivamente.
    El alumno/a dispuesto a cambiar su estado físico a nivel visual al precio que sea.
    Rehabilitaciones de los deportistas profesionales, después de una lesión muy grave.
    Personas con enfermedades graves y limitaciones muy importantes.
    Alumnos/as que no tienen ni idea del potencial que tienen.

falsas esperanzas

Para todos ellos/as tenemos un objetivo general, no podemos bajo ningún concepto crear falsas esperanzas, teniendo que ser lo más realista con la situación de cada alumno/a.
La actitud que debemos expresar siempre debe ser positiva y no permitir que pierdan la esperanza, asumiendo siempre la realidad de los acontecimientos.

Tal y como lo explico en el articulo de GENETICA HUMANA Y DEPORTE, son muchos los engranajes que se tienen que dar para ser un gran deportista, no obstante como entrenadores y conocedores de toda la información real que obtenemos de nuestro cliente, no podemos, ni debemos, vender humo, aun sabiendo del potencial real físico, en el caso deportista avanzado, teniendo todo de nuestra parte, en las competiciones de máximo nivel contaremos siempre con una pieza elemental, el estado mental.

max.1

En este articulo me inclinaré por el alumno que, sabemos que és, un diamante en bruto.

EL ESTADO MENTAL

Hay una linea muy fina en el resultado físico real a, triunfar con tu resultado físico,
la falta de experiencia en situaciones muy extresantes e importantes, conocedor de que te juegas toda una carrera deportiva, nos puede jugar malas pasadas, pensar que estamos preparados cuando nunca has ínteractuado delante de miles de personas es un error muy común, la impaciencia por ser reconocido por triunfar lo antes posible o simplemente nuestro propio ego, ( entrenador y alumno ) nos puede llevar al fracaso más absoluto, querer ser reconocido y presumir de tus logros, datos reales que sobre el papel podemos tener todo un récord o un crack del futbol, como ejemplo, este tipo de actuaciones pueden volatilizar todos los sueños, creando en el competidor una desilusión una falta de seguridad con estados de ansiedad ante cualquier evento de nivel.

LA CLAVE

Como entrenador o como alumno/a, espero que estas palabras te sean de ayuda:

  • Seamos pacientes, conocedores del potencial que nos envuelve, simplemente disfrutamos del acontecimiento , conocedores que no tenemos que demostrar al mundo que somos los siguientes campeones del mundo de ????
  •  Nos ponemos metas progresivamente cada vez más ambiciosas y reales, con confianza y sabedor que toda tu preparación es la correcta para llegar a donde quieres llegar, disputando así la competición sin ningún tipo de ansiedad por tener que ganar, si o si, esta actitud te garantiza que poco a poco perderás el miedo al fracaso y a que dirán de ti, consiguiendo una confianza natural que te saldrá del subconsciente porque sabes que estás haciendo las cosas bien, podemos ganar y también perder, todo lo sucedido lo utilizamos para recoger datos, todo lo que te sucede es positivo.
    La confianza entre el entrenador y el alumno es básico.

En cualquiera de los casos el entrenador tiene que ser honesto, imponer su propia ética moral ante un beneficio económico dilatando innecesariamente  situaciones falsas, conocedor que simplemente vende humo.

Quizás tengan que suceder muchas situaciones y acontecimientos en la vida de una persona para creer que en este mundo, el dinero no es lo más importante.

Rafa. A